• César Santivañez

Nuevas coordenadas de la ciencia-ficción

Me encanta Asimov. Me encanta Bradbury. Pero creo que la ciencia ficción hay que leerla (también) desde la actualidad, de cara hacia el futuro. Hoy en día, nuestra relación con la tecnología ha cambiado. Tenemos nuevos miedos. Somos más escépticos y, a la vez, más ingenuos. El mundo no es igual al de setenta años atrás, cuando se publicó "Fundación" o "Crónicas Marcianas".


Solemos decir que la ciencia ficción es un género que nos ayuda a entender el presente. ¿Pero de qué presente hablamos, cuando nuestros mayores referentes escribieron desde una época que muchos escritores de mi generación ni siquiera tuvimos la oportunidad de conocer?


Me encanta Asimov. Me encanta Bradbury. Pero vivo en el 2020.


Por eso quiero presentarles a dos escritoras que, a mi parecer, pertenecen a lo mejor de la ciencia ficción contemporánea. Quienes así lo prefieran, pueden utilizarlas como portal

hacia el siglo XXI.


La primera es Hao Jingfang. Mi primer contacto con su literatura fue a través de la premiada novelette "Folding Beijing", traducida como "Entre los pliegues de Pekín" e incluida en la antología "Planetas Invisibles", recopilada por Ken Liu. En ella nos regala una reflexión acerca de la estratificación urbana como metáfora de las clases sociales, capaces de coexistir en un mismo espacio sin llegar a tocarse. Meses después me topé con la espectacular colección de relatos "Pechino Pieghevole", editada en italiano por Future Fiction y que, injustamente, carece de una traducción a nuestro idioma. El hilo conductor de estos relatos es la reencarnación, así como la adaptabilidad del ser humano ante los problemas derivados de la tecnología. Una buena noticia: este mes de agosto Nova publicará la traducción al español de "Vagabonds", su primera novela.


La segunda escritora es Xia Jia, a quien considero mi escritora contemporánea favorita. Su relato "El verano de Tong Tong", incluido también en "Planetas Invisibles", me cautivó desde la primera página. Su literatura es poco elocuente y, a la vez, altamente evocativa. Basta leer "Cientos de fantasmas desfilan esta noche" y "Si una noche de invierno un viajero" para darnos cuenta de que estamos ante una escritora que innova no solo desde la temática, sino también desde el estilo. Su colección de relatos "Spring Festival" fue traducida al inglés por el propio Ken Liu para Future Fiction, aunque mi acercamiento a esta fue a través de la traducción "Festa di Primavera", publicada por la misma casa editorial.


Tanto Hao Jingfang como Xia Jia nacieron en 1984. A pesar de las diferencias sociales, geográficas y políticas, siento que sus preocupaciones parten de una base que me es familiar, y con la que estoy profundamente relacionado.


Tan importante como mantener vivos a los clásicos de la ciencia-ficción es mantenernos vivos a nosotros mismos como cultores de un género crítico y visionario.


Por suerte, hay más de una prueba de que el futuro sigue estando lleno de presente.